EL PACTO DE DIOS

EL PACTO DE DIOS: "El Señor te pastoreará siempre, en las sequías saciará tu alma, y dará vigor a tus huesos, y serás como huerto de riego, y como manantial de aguas, cuyas aguas nunca se agotan. Y los tuyos edificarán las ruinas antiguas, los cimientos de generación y generación levantarás, y serás llamado reparador de muros caídos, restaurador de casas en ruinas" Isaías 58.11-12

PROMESAS DE VIDA

PROMESAS DE VIDA
"¿Acaso no lo sabes? ¿Es que no lo has oído? El Dios eterno, el SEÑOR, el creador de los confines de la tierra no se fatiga ni se cansa. Su entendimiento es inescrutable. El da fuerzas al fatigado, y al que no tiene fuerzas, aumenta el vigor. Aun los mancebos se fatigan y se cansan, y los jóvenes tropiezan y vacilan, pero los que esperan en el SEÑOR renovarán sus fuerzas; se remontarán con alas como las águilas, correrán y no se cansarán, caminarán y no se fatigarán". Isa 40:28-3

jueves, 8 de marzo de 2012

Homenaje a la Mujer: Cuando la mujer llora

¿Por qué lloras mamá? le preguntó un niñito a su madre. Porque soy mujer, le contestó ella. 
Pero, yo no entiendo!!!,  dijo el niño. Su madre se inclinó hacia él y abrazándolo le dijo: ...Y nunca lo entenderás mi amor.

Más tarde el niñito le preguntó a su papá, ¿Por qué mamá llora a veces sin ninguna razón?
Todas las mujeres lloran siempre por ninguna razón... era todo lo que el padre le podía contestar.

El pequeño niño creció y se convirtió en todo un hombre, preguntándose aún ¿Por qué era que las mujeres lloraban sin razón?

Un día el niño convertido en un hombre se arrodilló y le preguntó a DIOS: DIOS... ¿Por qué lloran tan fácilmente las mujeres?... Y DIOS le dijo... Cuando hice a la mujer tenía que crear algo especial. ¡ Hice sus hombros lo suficientemente fuertes, como para cargar el peso del mundo entero, pero; a la vez lo suficientemente suaves como para confortarlo !

¡Le dí una inmensa fuerza interior, para que pudiera soportar el dar a luz y también hasta el rechazo, que muchas veces proviene de sus propios hijos !

¡Le dí la fortaleza que le permite seguir adelante, cuidando de su familia, sin quejarse, a pesar de las enfermedades y la fatiga,  aún cuando otros se rindan!

¡Le dí la sensibilidad para amar a sus hijos, bajo cualquier circunstancia, aún cuando esos hijos la hallan lastimado mucho ...  Esa misma sensibilidad, que hace que cualquier tristeza, llanto o dolor del niño desaparezca y que le hace compartir las ansiedades, dudas y miedos de la adolescencia!

¡Le dí la fuerza suficiente para que pudiera perdonar a su esposo de sus faltas, y la moldeé de una de sus costillas para que ella pudiera cuidar de su corazón !

¡Le dí sabiduría para saber que un buen esposo nunca lastimaría a su esposa, y también a veces le pongo pruebas para medir su fuerza y determinación para mantenerse a su lado a pesar de todo! Pero Hijo... para poder soportarlo todo...      

¡Le dí las lágrimas y son de ella exclusivamente para usarlas cuando la carga es difícil, al derramarlas vierte un poquito de amor en cada una, que se desvanece en el aire, y así los hombres pueden percibir algo de mi amor hacia la humanidad !!!

"Es su única debilidad... es una lágrima por la humanidad".

Gracias Dios por haber creado a la mujer... ahora comprendo el sentir de mi madre, hermana, esposa... respondió el hombre con un fuerte suspiro en sus labios.


Con este hermoso relato, aquí en Sembrando Vida en la Familia, hemos querido rendir homnaje a la mujer. Aquella mujer que todos los días empieza la dura batalla de la vida, aquella que trabaja y vuelve al hogar para atender y cuidar a su familia, a la mujer de oficina, a la mujer de profesión, a la mujer ama de casa, a la mujer que se capacita, a la mujer de iglesia, a la mujer madre, a la madre soltera, a la madre casada, a la mujer con hijos o sin hijos, a la mujer amiga, a la mujer que estudia, a la mujer compañera, a la mujer esposa, a la mujer que con su ejemplo nos muestra algo del AMOR DE DIOS aquí en la tierra.

!QUE DIOS TE BENDIGA MUJER TODOS LOS DÍAS DE TU VIDA!

Publicado por Ps. Félix Jara

Proverbios 31:10  Mujer virtuosa,  ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas.
Pro 31:18  Ve que van bien sus negocios; Su lámpara no se apaga de noche.
Pro 31:19  Aplica su mano al huso, Y sus manos a la rueca.
Pro 31:20  Alarga su mano al pobre, Y extiende sus manos al menesteroso.
Pro 31:21  No tiene temor de la nieve por su familia, Porque toda su familia está vestida de ropas dobles.
Pro 31:25  Fuerza y honor son su vestidura; Y se ríe de lo por venir.
Pro 31:29  Muchas mujeres hicieron el bien; Mas tú sobrepasas a todas.
Pro 31:30  Engañosa es la gracia,  y vana la hermosura; La mujer que teme al Señor,  ésa será alabada.
Pro 31:31  Dadle del fruto de sus manos, Y alábenla en las puertas sus hechos.