EL PACTO DE DIOS

EL PACTO DE DIOS: "El Señor te pastoreará siempre, en las sequías saciará tu alma, y dará vigor a tus huesos, y serás como huerto de riego, y como manantial de aguas, cuyas aguas nunca se agotan. Y los tuyos edificarán las ruinas antiguas, los cimientos de generación y generación levantarás, y serás llamado reparador de muros caídos, restaurador de casas en ruinas" Isaías 58.11-12

PROMESAS DE VIDA

PROMESAS DE VIDA
"¿Acaso no lo sabes? ¿Es que no lo has oído? El Dios eterno, el SEÑOR, el creador de los confines de la tierra no se fatiga ni se cansa. Su entendimiento es inescrutable. El da fuerzas al fatigado, y al que no tiene fuerzas, aumenta el vigor. Aun los mancebos se fatigan y se cansan, y los jóvenes tropiezan y vacilan, pero los que esperan en el SEÑOR renovarán sus fuerzas; se remontarán con alas como las águilas, correrán y no se cansarán, caminarán y no se fatigarán". Isa 40:28-3

viernes, 9 de septiembre de 2011

Hombría al Máximo en Génesis: El Mandato y la Bendición

A lo largo de los tiempos el hombre ha ido perdiendo paulatinamente el sentido por el cual fue originalmente creado. Las evidencias están descritas en su historia: guerras fratricidas, execrables homicidios, abortos aceptados por la ley, familias destruidas, niños abandonados, corrupción en los estamentos de la sociedad, carencia de liderazgo, hambruna y pobreza, entre otros.

¿Por qué llegó el hombre a esta condición? ¿Será que su destino es el caos y su destrucción total? ¿Cómo podemos recuperar el tiempo perdido? ¿Cuál es la solución al problema? ¿En dónde radica nuestro error? ¿Qué sucedió? ¿Por qué el hombre perdió su propósito de vida?

Este breve ensayo es un leve intento que busca responder a estas interrogantes con la intención de despertar en el hombre actual el deseo de recuperar su HOMBRIA AL MAXIMO, para llegar a ser Hombres Vencedores.

ANTECEDENTES  

Desde sus orígenes el hombre se ha planteado diversas preguntas relacionadas con su creación, su naturaleza, su eternidad, su capacidad, su existencia, su papel, entre otros aspectos. Sin duda la pregunta que ha generado diversas opiniones por parte de diferentes disciplinas y formas de pensamiento es: ¿Qué es el hombre?


A continuación presentamos algunas respuestas a ésta crucial pregunta: 
  • En latín, homo. Ser dotado de inteligencia y de un lenguaje articulado, clasificado entre los mamíferos del orden de los primates y caracterizado por su cerebro voluminoso, su posición vertical, pies y manos muy diferenciados (Diccionario Larousse).
  • Animal racional. Bajo esta especie se comprende todo el género humano (Diccionario Hispánico Universal).
  • Hombre (sustantivo). Animal tan perdido en la contemplación estática de lo que piensa que es, que acaba incapaz de ver lo que indudablemente debería ser (Benson Dan, El Hombre Total, definición del hombre por Ambroise Bierce).  
  • El hombre es el ser más complejo de todos los seres en la naturaleza. Es una totalidad, una unidad, pero constituido con base a dos (2) aspectos: biológico y psíquico, es decir es una unidad psico - biológica en donde en su experiencia diaria lo psíquico se expresa en lo biológico e influye sobre este aspecto de nuestro ser, así como también lo biológico influye en lo psíquico; teniendo como centro de su mundo interior el YO, el cual es ese “alguien” constante que siempre se encuentra presente en cada hecho psíquico que vivimos (Salinas García Telmo, Psicología, pág. 37, 40).
  • Visto desde la perspectiva de las ciencias naturales, el hombre es un ser constituido de acuerdo a las leyes que rigen el conjunto entero de la naturaleza. Las ciencias biológicas lo consideran como una especie incluida dentro del orden zoológico de los primates. Ningún biólogo pone hoy en duda la hipótesis de la evolución, según la cual unas especies han surgido de las otras, siguiendo un proceso de desenvolvimiento que se remonta a la aparición de la vida sobre la tierra hace no menos de mil millones de años. Ningún biólogo duda tampoco en incluir al hombre en este proceso de la evolución de la vida y en reconocerlo como una especie zoológica surgida por una mutación iniciada hace alrededor de un millón de años. El hombre actual, el Homo Sapiens, al que antecedieron otros tipos prehumanos y humanoides, es para el científico la última forma surgida en el árbol de la vida, la más compleja y rica seguramente, pero que es al fin y al cabo una especie zoológica (Salazar Bondy Augusto, Introducción a la Filosofía, pág. 236).
  • Es un mono desnudo, una rara y floreciente especie que pasa una gran parte de su tiempo estudiando sus más altas motivaciones, y una cantidad de tiempo igual ignorando concienzudamente las fundamentales. Se muestra orgulloso de poseer el mayor cerebro de todos los primates, pero procura ocultar la circunstancia de que tiene también el mayor pene, y prefiere atribuir injustamente este honor al vigoroso gorila. Es un mono muy parlanchín, sumamente curioso  y multitudinario (Morris Desmond, El mono desnudo: un estudio del animal humano, pág. 9).
       
DESCUBRIENDO LA HOMBRIA AL MAXIMO DESDE GENESIS. Por lo hasta aquí visto, está es la apreciación que el hombre tiene de sí mismo, es el concepto que tiene el científico, el hombre de letras, el religioso, pero ¿cuál es el concepto que Dios tiene del hombre? ¿Cuál es el pensamiento del Creador acerca de su creación? ¿Quién sino Dios el creador del hombre para definir el propósito por el cual fue creada su máxima creación?

Y es en libro del Génesis, el Libro de los Comienzos, en donde trataremos de encontrar las respuestas a estas interrogantes. ¿Por qué hemos escogido el libro de Génesis para resolver nuestras dudas? Simplemente, porqué allí no sólo se relata el origen del hombre sino también se consigna el propósito inicial por el cual Dios le puso en la tierra.

Esto tiene sentido, permíteme poner un ejemplo para poder entender esta idea. Cuando el fabricante de televisores elabora el producto terminado (un televisor) no sólo se limita a ponerlo en su caja y sacarlo al mercado, sino que se dispone a editar un manual para indicar al usuario las características del producto, la manera de cómo funciona, cómo se maneja, cómo debe de instalarse, y aunque parezca irónico para que sirve, entre otras cosas.

Entonces, si aceptamos esto debemos de reconocer que en primera instancia, Dios no sólo se limitó a crear al hombre nada más, sino que editó el “manual maestro” de su creación. Es por eso que en los dos primeros capítulos del Génesis, Dios nos enseña no sólo cómo fue creado el hombre, sino también define el propósito de su creación.

Así pues, con este ensayo desde el libro de Génesis queremos tratar tres cosas:
1.      Descubrir lo que es en realidad el hombre (definición),
2.      Establecer su conexión con la función fundamental para la cual fue creado (propósito), y
3.      Definir las áreas de su vida que son afectadas (relación con su entorno).
Todo esto evidentemente bajo la PERSPECTIVA SUPREMA DE AQUEL QUE LE CREÓ: DIOS.

TRES REALIDADES DE LA HOMBRIA AL MAXIMO EN GENESIS
Antes de tocar los puntos anteriores, queremos sentar las bases de nuestra investigación destacando tres aspectos importantes que no debemos pasar de vista. Y es que desde que se inicia el Génesis, Dios va perfilando principios o verdades relacionadas con el hombre las cuales debemos de tener presentes en este estudio.

La primera gran verdad que se desprende de las páginas del Génesis es que el hombre es la meta y corona de la creación. Una vez que Dios culminó con la creación de la naturaleza dijo categóricamente “Hagamos al hombre…”, si quisiéramos parafrasear las palabras correctas serían “Ahora sí, todo está preparado para crear al hombre, hagámoslo…”
   Gen 1:26  “Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza;  y señoree en los peces del mar,  en las aves de los cielos, en las bestias,  en toda la tierra,  y en todo animal que se arrastra sobre la tierra”.

La segunda verdad es que Dios determinó que el hombre sea el protagonista principal de Su creación al ponerle en el escenario del Edén, después que culminó con la creación de la naturaleza.
Gen 2:8  “Y Jehová Dios plantó un huerto en Edén,  al oriente;  y puso allí al hombre que había formado”.

La tercera verdad es que Dios designó al hombre la tarea principal de ser Administrador de Su creación, y como tal era total responsable del cuidado de ella.
Gen 1:28  “Y los bendijo Dios,  y les dijo: Fructificad y multiplicaos;  llenad la tierra,  y
 sojuzgadla,  y señoread en los peces del mar,  en las aves de los cielos,  y en todas las bestias
que se mueven sobre la tierra”.

En este sentido, podemos determinar que el hombre ocupa un lugar supremo en el universo. No sólo es la obra final de Dios, la culminación de la creación de Dios, sino que en él las obras hechas en los otros cinco días encuentran su plenitud y su sentido. Y es en esta puesta en escena en que Dios le asigna su tarea principal: poseer la tierra, hacer que ella le sirva, gobernar a las demás criaturas, fungiendo como administrador y/o mayordomo de Su creación de que ponía en sus manos, ¡Tremenda responsabilidad por cierto!.... no lo crees?… ¡sí, esto es Hombría al Máximo!


...esta historia continuará en ... Hombría al Máximo en Génesis - Parte II.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

buen tema amado pastor mayormente vivimos desenfocados de los planes de DIOS y nos comportamos indiferentes con la obrade DIOS y con nuestros semejantes . DIOS LE BENDIGA

JHONNY D.

FELIX JARA dijo...

Gracias Johnny. Es cierto. Creo que existen dos factores que nos hacen perder de vista los planes de Dios para nuestras vidas como varones de Dios: La rutina en estamos sumergidos por las tareas diarias y la falta de intimidad con el Señor, es decir una vida de constante oración en nuestro lugar secreto, más rodillas, lo necesitamos amado. Que el Señor te bendiga.